Friday, October 13, 2006

La descuidada

por Carlos Enrique Saldivar

A una linda jovencita le gustaban mucho las flores. Tenía un vivero repleto de ellas. Flores conocidas, hermosas, otras muy extrañas, de todas las formas y colores. Casi todas las especies del mundo Pero no las cuidaba como debía ser. Eran demasiadas flores. Muchas morían por descuido. A ella no le importaba mucho. Su fortuna era innmensa. Podía reemplazarlas. Hace unos días compró “las flores más maravillosas del mundo”. Ayer fue a verlas y a platicar con ellas. Hoy, la joven amaneció muerta en el vivero. Su piel estaba arrugada y enjuta, totalmente deshidratada. No había una sola gota de sangre en su cuerpo. Torpemente en su momento la muy distraida no se había percatado que “aquellas maravillosas flores” necesitaban agua.

FIN
© Carlos Enrique Saldivar, 2006. Todos los derechos reservados.

2 Comments:

Blogger Sakkarah said...

Bueno...En realidad a ella no la importaban mucho las flores. Casi fue una venganza.

Me ha gustado, sí.

Un beso

5:46 PM  
Blogger Daniel Salvo said...

Bueno.

8:36 PM  

Post a Comment

<< Home